Divorcio, Los Hijos y el Precio Mental

Según un estudio reciente, “las parejas que atraviesan un divorcio pueden ver cómo se deteriora su bienestar mental, especialmente si tienen intercambios airados y otros conflictos”. Esta es una noticia solo para las personas que nunca han pasado por un divorcio (o cualquier otro problema de leyes familiares) o, alternativamente, nunca han conocido a nadie que haya pasado por uno de estos procedimientos.

No es una sorpresa que las personas que se encuentran en estas circunstancias sufren un deterioro de su salud física y mental. El estrés es a menudo el causante de muchas dolencias y, desafortunadamente, los litigios de leyes familiares no solo promueven momentos estresantes, sino que, a veces, los perpetúan.

Al iniciar cualquier procedimiento de leyes familiares, las personas deben de elegir no solo al profesional que los representará en su caso, sino también qué camino legal es la más adecuada para sus circunstancias. Con demasiada frecuencia, las personas contratan al primer abogado que conocen, sin prestar atención al estilo y método de práctica del abogado. Esto a veces puede conducir a conflictos innecesarios y evitables instigados por su estilo profesional y personal. Otras veces, las personas que desean resolver su caso de manera cooperativa y rápida se ven obstaculizadas por las deficiencias asociadas con el litigio tradicional y la falta de conocimiento de que existen alternativas legales al litigio, como el proceso colaborativo. El proceso colaborativo ofrece una alternativa pacífica al litigio al vincular a las parejas con un equipo holístico de profesionales para ayudarlos a llegar a un acuerdo sobre importantes cuestiones de leyes familiares.

Las familias que empiezan cualquier tipo de procedimiento familiar, ya sea un divorcio, un divorcio con hijos menores, el establecimiento de la paternidad o una modificación relacionada a los hijos, ya tienen mucho en su plato emocional y psicológico. Lo mejor para todos es minimizar el estrés siempre que sea posible. Una forma de hacerlo es que todos los involucrados trabajen con profesionales cuyas metas serán facilitar la separación de la familia en lugar de destrozarla. Esta mentalidad ayuda a eludir los errores típicamente asociadas con estos procedimientos y, en consecuencia, minimiza el estrés. Si las personas que están pensando en iniciar un caso familiar eligen sabiamente a sus abogados, benefician a largo plazo.

Pasar por un caso de ley familiar puede ser un momento difícil en la vida de una persona, pero no debería ser la peor experiencia de su vida. Su experiencia depende de a quién elija para representarlo y asesorarlo durante este proceso. También depende de si elige la vía tradicional de litigio o colaboración. Elija sabiamente para minimizar el costo mental y económico del divorcio u otros casos de leyes familiares.

Fernanda Pedroso es abogada de EHB Family Law. Para obtener más información sobre las opciones de divorcio u otros asuntos de leyes familiares, comuníquese con la oficina al 954-385-9160 o visite nuestro sitio web en DivorceBroward.com para obtener más información.

Call Now Button